BEATO FR. CRUZ IBÁÑEZ LÓPEZ

Fr. Cruz, llamado Dionisio-Antero Ibáñez López, nació en Saviñán el 3 de enero de 1886. Era hijo de Francisco Ibáñez y de Petra López, que habían casado en 1873.
Dionisio hizo su profesión solemne en la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en el asilo de San José, de Carabanchel Alto, Madrid, el 27 de mayo de 1917. Fr. Cruz fue asesinado en Valencia la noche del 4 de octubre de 1936. El furgón fúnebre, llamado popularmente «la pepa», recogió la mañana del 5 de octubre de 1936 en la playa de la Malvarrosa a nueve cadáveres, que depositó en el cementerio general. El enterrador, que sentía por la Orden de San Juan de Dios una sincera simpatía, fotografió el rostro de los frailes asesinados y en vez de enterrarlos en la fosa común, lo hizo individualmente, así la orden pudo recuperar los restos al término de la guerra.
En Levante se informa el 21 de junio de 1995, que el arzobispo de Valencia iniciaba la beatificación de once hermanos de la Orden de San Juan de Dios, asesinados en Valencia en 1936. La solicitud de beatificación de estos once hermanos se remitió al arzobispo el 23 de noviembre de 1993. El arzobispo de Valencia, Agustín García-Gascó, presidió la sesión constitutiva del tribunal que investigaría los motivos de la beatificación de estos once hermanos. Dos hermanos habían sido asesinados el 11 de agosto, cerca del cementerio del Cabanyal. La noche del 4 de octubre de 1936 fueron asesinados otros nueve hermanos que desoyeron la advertencia de abandonar el asilo que cuidaban en la Malvarrosa. Entre ellos estaba Fr. Cruz Ibáñez, que contaba con cincuenta años de edad.
Esta información se publicó también en el semanario Iglesia en Valencia, nº 385, y en Eclesia el 1 de julio de 1995. En el periódico Las Provincias del 22 de junio de 1995, se informaba que la causa de beatificación de los once hermanos de la congregación de San Juan de Dios, asesinados entre agosto y octubre de 1936 en el Cabanyal de Valencia, había sido abierta formalmente el 21 de junio, con la constitución del tribunal para la causa. Tras recibir el nihil obstat de la Santa Sede, el arzobispo de Valencia, Agustín García-Gascó, había presidido como juez ordinario la sesión de constitución del tribunal. El P. Lizaso era el encargado de las causas de beatificación de noventa y dos religiosos de la Orden de San Juan de Dios asesinados en la Guerra Civil, aunque ya había llevado el proceso se setenta y un hermanos, veintiuno de ellos muertos en Madrid, cincuenta en Barcelona, y otros en Valencia y Málaga. Los muertos en Madrid y en Barcelona ya habían sido beatificados por el Papa Juan Pablo II en octubre de 1992, quedando aplazados los hermanos muertos en Valencia y Málaga.
Milagros Acerete Sánchez, que guardaba celosamente todas estas noticias de su antepasado, donó una cruz a la memoria de su tío abuelo, el beato Fr. Cruz Ibáñez, que bendijo el párroco, Nicolás Sebastián, la tarde del 20 de marzo del 2016, festividad del Domingo de Ramos, en el Calvario de Saviñán, acompañado de familiares y amigos, tras una emotiva oración.
Fr. Cruz Ibáñez fue beatificado en Tarragona el 13 de octubre de 2013. El 19 de octubre siguiente, el obispo y Hermano Hospitalario José Luis Redrano, concelebró en la parroquial de Saviñán una misa, en acción de gracias por la beatificación del Hermano Cruz. La puerta de entrada a la parroquia se adornó con un arco floral. A un lado del altar la imagen del nuevo beato, junto al cirio y veinticuatro rosas, que representaban a los últimos Hermanos de la Orden de San Juan de Dios, que habían sido beatificados el pasado día 13 en Tarragona. El H. Superior, Julián Sapiña, hizo entrega al párroco, Nicolás Sebastián, de la reliquia del nuevo Beato, colocada en un porta-reliquias que ha sido donado por los familiares del H. Cruz.
Dando gracias a Dios en la Eucarístia por aquella vida sencilla, fiel y coherente, que le llevó al perdón y a no abandonar nunca a los enfermos, el obispo José Luis Redrano pidió que el Hermano Cruz intercediera por la Orden Hospitalaria, por su familia y por todo el pueblo de Saviñán. El párroco, Nicolás Sebastián, con palabras emocionantes y emocionadas, dio las gracias a la Orden, porque habían devuelto beato al H. Cruz y porque habían donado a la parroquia, donde fue bautizado, «un trocito de gloria», que luego fue dada a venerar.
El 25 de octubre de 2014, el obispo y Hermano Hospitalario José Luis Redrano, concelebró en la parroquial de Saviñán una misa, conmemorando la fiesta del Beato Cruz. Con este motivo la Orden Hospitalaria de San Juan regaló a la parroquia de Saviñán un cuadro del beato, obra del catedrático de Arte de la Universidad de Granada, Luis Ruiz. Fr. Julián Sapiña, Superior de la Comunidad de Zaragoza, fue el encargado de darlo a conocer a familiares y vecinos del pueblo.
Al final de la misa, la reliquia de Fr. Cruz fue dada a venerar, haciendo entrega a todos los presentes de una bella estampa con su retrato.

Francisco Tobajas Gallego, Enebro, Saviñán, nº 49, 2006, nº 80, 2013, nº 84, 2014 y nº 89, 2016.
Dionisio Ibáñez López | Real Academia de la Historia (rah.es)