FOTOGRAFÍA: FRANCISCO TOBAJAS GALLEGO

            Se trata de un puente construido con remaches por Talleres Collado de Calatayud, que cruzaba el río Jalón desde una casa situada en el llamado barrio de Paracuellos hasta la finca de Carcenique, donde cultivaba viveros Manuel Sanjuán. Por este puente pasaban los dueños, trabajadores y carteros, por no dar la vuelta por Carcenique, al otro lado del río, por donde tenía entrada la huerta.

            Anteriormente, hacia 1920, Manuel Sanjuán había mandado construir una barca a un maestro asturiano destinado en Saviñán. Mientras el maestro hacía su trabajo, los curiosos le preguntaban con sorna si la barca iba a flotar en el agua, a lo que el maestro contestaba invariablemente: ¡Quiá! Con este mismo nombre se bautizó aquella barca.

            Pero debido a que las crecidas del río dificultaban el paso de la barca, aún sujeta a un cable de orilla a orilla, Manuel Sanjuán decidió construir un puente. En el Catálogo de Viveros Manuel Sanjuán para la campaña 1922-1923, aparece por primera vez una imagen de este puente, por lo que podemos pensar que se llevaría a cabo a lo largo del año 1922, colocándolo sobre los dos pilares de obra en el verano de ese mismo año, aprovechando el estiaje del río.