FOTOGRAFÍAS: FRANCISCO TOBAJAS GALLEGO

PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN URBANA: Catalogada. Nivel de Protección Estructural.

            En la fachada, realizada en fábrica de ladrillo, destaca su alero y la balconada, que recorren toda la fachada. En el interior, la casa dispone de unos bajos muy amplios, con bodegas, cubas para vino y latones para guardar el aceite. Antiguamente en los bajos de esta casa funcionaba un ruejo de aceite, hasta que Pedro Gracián García (1771-1840) levantó un ruejo cerca del molino de harina del concejo, a finales del siglo XVIII o principios del XIX.

            La casa situada en la calle San Miguel nº 18, dispone de una soberbia terraza con verja orientada al norte y un amplio jardín y tierras de cultivo que llegan hasta casi San Antonio. Destaca un salón comedor con su mobiliario y decoración del siglo XIX, cocina tradicional, salones y despachos con fotografías de la época, libros, documentos y muebles antiguos.

            Sobre la puerta de entrada destaca un escudo tallado en piedra negra y encastrado en la fachada, con las armas de la casa solar de la familia Gracián de Saviñán (Bien de Interés Cultural. Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés).

            La casa conserva la Real Ejecutoria de Infanzonía, concedida por Carlos III en 1777 a la familia Gracián, que ratificaba otra anterior de 1645, y un interesante archivo familiar. Por la Real Ejecutoria de infanzonía sabemos que este linaje se remontaba hasta Miguel Gracián, de Borja, que había casado con Leonor de Isabel, siendo padres de Miguel Gracián, que a su vez había contraído matrimonio con María Matute. De este matrimonio nacieron varios hijos: Antonio, que casó hacia 1555 con Isabel Garcés, abuelos paternos del escritor y jesuita Baltasar Gracián, Juan, que casó en Santa María de Borja en 1554 con María Villalba, y Miguel que casó en 1566 en Borja con Juana de Omiste

            Sus actuales propietarios, la familia Ledesma Bascones, descienden de la rama de Juan Gracián y María Villalba, que debía ser el primogénito. En Saviñán llegaron a convivir cuatro ramas de este mismo tronco común.

El prior del Santo Sepulcro de Calatayud, Miguel Monterde, en su Ensayo de 1788 escribía que en Saviñán «está el solar de la familia Gracián que ilustró el autor del Criticón». Uno de los biógrafos de Baltasar Gracián, posiblemente el padre Batllori, leyó Sariñena en vez de Saviñán en un documento referido a la patria de esta familia, llevando a error a todos los investigadores que le copiaron.

A partir de 1985, Belén Boloqui demostró documentalmente que la familia Gracián, de linaje de infanzones, estaba asentada en Saviñán a mediados del siglo XVI, donde había nacido en 1564 Francisco Gracián Garcés, padre del jesuita y escritor Baltasar Gracián.

            En esta casa vivió José Gracián Gasca (1863-1922), autor de unas interesantes y valiosas Notas para la historia de Saviñán, cuyo manuscrito fechado en 1919, se conserva bien custodiado. Toda una joya.

Boloqui Larraya, B. (1989): «Baltasar Gracián. Datos familiares inéditos (1563-1667)», II Encuentro de Estudios Bilbilitanos (Calatayud 1986), II, 277-307.

-(1993). «Niñez y adolescencia de Baltasar Gracián», Suplementos Anthropos.

Monterde, M. (1788): Ensayo para la descripción geográfica, física y civil del corregimiento de Calatayud, edición facsímil 1999, Centro de Estudios Bilbilitanos, Calatayud, 101.

Tobajas Gallego, F. (2001): «La vida y las gentes de Saviñán en tiempos de Gracián», Trébede 55, Zaragoza.

-(2002): «Algunos documentos inéditos sobre la familia de Baltasar Gracián de Saviñán», Baltasar Gracián. Tradición y modernidad, Actas del Simposio Internacional sobre Baltasar Gracián en el IV Centenario de su nacimiento (J. San Martín y J. M. Ayala, coord.), U.N.E.D., Calatayud, 493-512