FOTOGRAFÍAS: FRANCISCO TOBAJAS GALLEGO

PATRIMONIO ESCULTÓRICO:

Bien de Interés Cultural.

Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés.

PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN URBANA: No catalogados.

            En la calle Mayor nº 20 nos encontramos con un escudo tallado en piedra caliza muy maltratado por el tiempo. Se trata de un escudo cuartelado. En el primer y tercer cuartel van grabadas las armas de la familia Martínez. En el segundo podemos distinguir las armas de la familia Saldaña, aunque parte de la ballesta sobre la torre haya desaparecido. En el cuarto no podemos distinguir las armas grabadas, debido al mal estado de la piedra, en la que se han erosionado gran parte de los emblemas.

            Según señalaba José Gracián Gasca, esta casa debió levantarse a finales del siglo XVII. Podemos pensar que sería obra del matrimonio formado por Jerónimo Martínez Asensio (h. 1632-1707) y Teresa Saldaña Martínez (h. 1641-1681), perteneciente a esta familia infanzona de Illueca, que conserva su escudo en unas casas cercanas a la parroquia de la villa. El matrimonio tuvo dos hijos varones, Francisco (h. 1674-1688) y José, canónigo de La Seo de Zaragoza, Rector de la Universidad de Zaragoza en 1695, 1712 y 1719, y Regidor del Hospital de Nuestra Señora de Gracia entre 1731-1735, año de su fallecimiento. En 1737 sus restos fueron trasladados a la capilla familiar de Nuestra Señora del Rosario, de la parroquial de Saviñán.

            El canónigo José Martínez Saldaña fundó y dotó el 21 de marzo de 1724, ante el notario zaragozano Juan Isidoro Andrés, una capellanía laical en la capilla y altar de Nuestra Señora del Rosario de la parroquial de Saviñán. Entre los bienes de esta capellanía se citaba una casa situada en la calle de San Roque (llamada también Mayor), con un huerto y cerramiento, armas a la puerta y balcones a la calle pública. Confrontaba con unas casas de Francisco Cuenca y Pamplona, casas de Juan Pinilla, calle pública, huertos de Pedro Gracián, Pedro García y capellanía de éste, y huerto de Juan Muñoz de Pamplona y Funes. Estaba tasada en 800 libras. Podemos pensar que esta casa sería la casa familiar, que quedaría vacía tras los fallecimientos de sus padres y de su hermano Francisco, a temprana edad.

            Con el tiempo está casa fue ocupada por Diego Gracián Campos y su esposa Gloria Gil Soriano. Fueron padres de dos hijas: Mercedes, que contrajo matrimonio en 1913 con Mariano Gaspar Lausín, y Aurora, heredera de esta casa, que contrajo matrimonio en 1919 con Alfonso Lozano Cabeza. En la segunda mitad del siglo XX fue vendida a la familia Crespo-Lafuente, que añadió altura al edifico y llevó a cabo algunos cambios estructurales, debido al deterioro del inmueble, perdiéndose el antiguo oratorio.

            Archivo Histórico Provincial de Zaragoza, Pleitos civiles.

                Gracián Gasca, J. (1919): Notas para la historia de Saviñán, ms.